Eres ese amigo que siempre guía,

Dando de tus conocimientos cada día.

Usas tus manos para la enseñanza,

Con cariño y respeto entregas confianza.

Afrontas con valentía tus dificultades,

Desafiando cada día las adversidades.

Oh, Maestro! Tú que siempre das alegría,

Recibe con amor esta humilde poesía.

Leave a Comment